Archivos de la categoría Estudios

La importancia de la lectura por edades

Lectura por edades

El porqué y la importancia de la lectura por edades

La lectura no es una actividad mecánica como puede ser la de atarse los cordones, que se hace sin pensar, incluso mientras haces otra cosa, cantas, hablas, etc. La lectura es un trabajo que necesita atención y concentración. De hecho, es muy importante realizarla comprendiendo lo que lees.

Hace poco os hablamos de cómo fomentar la lectura, como actividad, siendo una de las principales claves la de involucrar al niño o niña en la misma. Pero también es importante que la lectura en sí misma atraiga. Además de que el contenido resulte interesante para el nuevo/a pequeño lector-oyente, es importante que tengamos en cuenta la adecuación de esa lectura al niño o niña.

Para encontrar la lectura adecuada, podemos seguir los 10 pasos que nos sugirió Luis Arizaleta, nuestro Director literario, pero también deberemos tener en cuenta otros factores distintos a los incluidos en ese proceso.

El acercamiento del niño o la niña a la lectura debe producirse de forma adecuada, sí, pero también en su momento: hay un momento para los cuentos realistas o los cuentos de aventuras, o para las historias de crimen y misterio. Y es importante que se cumplan esos tiempos, pues los fracasos en las primeras lecturas tienden a crear una barrera, entre niños y libros, muy difícil de derribar.

Según un estudio de la Fundación Alonso Quijano, Premio Nacional al Fomento de la Lectura, la necesidad de orientar las lecturas viene determinada por varios factores:

  1. Edad del lector/a
  2. Formación o madurez
  3. Momento personal
  4. Calidad literaria
  5. Valores que pretende el libro

Aunque la edad de los niños y niñas no es determinante, sí que suele estar ligada a un estado de madurez o formación concretos, y generalizados, que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una obra.

Por otro lado, la calidad literaria del título que elijamos debe ser buena y adecuada a su madurez/formación, pues contribuirá a su desarrollo lingüístico mientras difsrutan de las lecturas: aprenderán nuevas expresiones y palabras, y la forma y contexto en que se utilizan. Si las aprende mal desde el inicio, será muy difícil realizar un desaprendizaje.

Por último, los valores que presenta la obra son un importante aspecto a tener en cuenta, y habrá que intentar adecuarlos al momento vital en el que se encuentre el niño o la niña. Si están atravesando una mala época, con miedos, o inseguridades, lo más conveniente sería elegir una lectura que aliente valores positivos, alegres, y que les ayuden a mejorar su estado, inconscientemente; elegir libros sin pensar en este tipo de aspectos puede llevarnos a proporcionarles lecturas que potencien ese estado de miedo o inseguridad en el que pueden encontrarse.

Con estos posts no queremos decir que haya que seguir un proceso cada vez que se elige una lectura, ni que haya que tener todos los sentidos alerta en el momento en el que estemos eligiendo una obra. Sólo intentamos orientaros, crearos un camino que podéis seguir o no, cada vez, siempre o nunca que elijáis una lectura :) Intentamos ayudaros a elegir lecturas para que lo que leen nuestros niños y niñas potencie al máximo su desarrollo y les sirva para aprender a afrontar situaciones de su día a día. Y, ¡qué mejor que potenciar su desarrollo poco a poco a medida que crecen!

No limitar el desarrollo lingüístico de los niños

Desarrollo lingüístico de los más pequeños

Por qué no olvidar el desarrollo lingüístico en el momento del juego

Nuestro ritmo de vida ha cambiado mucho y, con él, el tiempo de que disponemos para dedicar a nuestros hijos e hijas. Incluso, en muchos casos se ve afectada la calidad del tiempo que pasamos con ellos, y probablemente sin darnos cuenta.

Muchas de las herramientas electrónicas de moda (por poner un ejemplo rápido, los millones de juegos y apps infantiles que los niños y niñas usan en el iPad/tablet, y los miles de nuevos juguetes físicos que hablan y tienen luces, o la propia televisión) permiten que nuestros hijos e hijas disfruten, que se lo pasen bien. En definitiva, son una estupenda forma de entretenerlos y, muchas veces, de entretenerlos mientras nosotros hablamos por teléfono, trabajamos desde casa, o cocinamos.

Pero, en estos casos, ¿está relacionado el entretenimiento con el desarrollo de sus capacidades?

Según un estudio llevado a cabo por Anna Sosa, especialista en desarrollo infantil del lenguaje  –aquí podéis ver el editorial publicado por JAMA Pediatrics sobre el estudio-, estos juguetes que tienen luces llamativas o emiten sonidos, son súper efectivos a la hora de captar la atención de los más pequeños, pero también son propensos a reducir la interacción, sobretodo verbal, entre padres e hijos, comparada con la generada por los libros o los juguetes tradicionales. Es decir, ese exceso de actividad generada por el propio juguete, provoca que padres e hijos se limiten a mirar y “disfrutar” de lo que hace el juguete, dejando de lado ese triángulo de aprendizaje que se crea entre el juguete tradicional o libro, padres e hijos/as.

Obviamente, esta afirmación anterior no incluye todas las apps y juegos interactivos existentes, pues hay muchas de estas herramientas que promueven la interacción entre la misma, el padre/madre/tutor y el niño o niña en cuestión. El objetivo de este post es simplemente advertir, con este estudio como base, de que tenemos que tener muy en cuenta si la forma en que nuestros hijos e hijas se divierten, también fomenta el desarrollo de sus capacidades y lenguaje.

Hay que tener muy en cuenta que las conversaciones de los más pequeños comienzan mucho antes de saber hablar. Aprenden a comunicarse a una edad muy temprana; y si no estáis seguros de ello, no hay más que buscar cualquier vídeo viral en el que aparezcan dos niños que no saben si quiera balbucear palabra, pero que se comunican entre sí o con sus padres.

Estos momentos comunicativos son muy importantes, y esenciales para el desarrollo de los niños, por lo que no podemos permitir que el entretenimiento esté cargado de contenido visual y sonoro que lo único que hace es generar atención y no desarrollo, lo que puede afectar a su posterior éxito académico y profesional –mira aquí que otras cosas pueden afectar negativamente a los niños y niñas-.

Pues bien, el estudio en cuestión, que fue publicado en JAMA Pediatrics -revista internacional más antigua de los Estados Unidos, revisada por expertos- , se realizó en un entorno natural de comunicación entre padres e hijos mientras jugaban a tres tipos de juego diferentes (en el abstracto del estudio no vienen especificados estos tres tipos). La recogida de datos se llevó a cabo entre el 1 de febrero de 2013, y el 30 de junio de 2014 en las propias casas de los participantes para que la interacción fuese más realista. La muestra incluyó 26 pares de padres/madres y niños (de edades 10-16 meses).

Los resultados confirman lo anterior. Aquí os dejo los resultados:

  • Durante el juego con juguetes electrónicos, los adultos utilizaban menos palabras (40 de media por minuto) que durante el juego con juguetes tradicionales (56 palabras) o con libros (67 palabras).
  • Las vocalizaciones espontáneas de los niños también se vieron reducidas si comparamos las ocurridas en el momento del juego con juguetes electrónicos (3 vocalizaciones por minuto) con aquellas ocurridas al jugar con libros (4 vocalizaciones por minuto de media).
  • El uso de palabras de contenido específico del juego se reduce a la mitad en juegos electrónicos frente a los juguetes tradicionales.

Cabe destacar que las respuestas y los turnos de conversación entre padres/madres e hijos, fueron mucho más ricas en juegos sin pilas.

La conclusión del estudio, pues, es que el juego con aparatos electrónicos está asociado con una reducción de la calidad y cantidad del desarrollo de las capacidades lingüísticas comparada con el juego con libros o juguetes más tradicionales que, en lugar de sustituir el triángulo de aprendizaje entre niños, padres y madres y el propio juguete, lo fomentan.

Por tanto, creen que, para un buen y pronto desarrollo del lenguaje, el uso de este tipo de juguetes electrónicos (repetimos que esto no incluye todas las apps y juegos interactivos existentes, pues hay muchas de estas herramientas que promueven la interacción a tres) debería ser desalentado; los juguetes tradicionales, indican, son una valiosa alternativa para el momento de juego entre padres e hijos, si la lectura de libros no es una actividad preferida.

Recordemos que la tecnología debe ser usada como medio y no como fin. Metaforic Club de Lectura se basa en esta idea y fomenta la lectura y el desarrollo lingüístico a través de medios electrónicos con el único objetivo de fomentar relación de la lectura y el ocio, y no la relación lectura-obligación; ofrecemos un espacio para la lectura social y actividades alternativas a las hasta ahora utilizadas para analizar y trabajar los títulos.


La lectura en voz alta de cuentos y álbumes ilustrados por parte de los adultos (madre, padre, educadores profesionales…) a los niños y niñas que escuchan y miran las ilustraciones es uno de los canales más tempranos de educación literaria, una oportunidad a partir de los 8 ó 9 meses para compartir buenos ratos juntos con la palabra oral y oralizada (leída en voz alta) ejerciendo como vínculo.

 

El Ereader y la tablet pueden cumplir la función de soporte para ese tiempo compartido, no en su condición de dispositivos interactivos, sino de contenedores de los formatos literarios que miramos, escuchamos, compartimos.

 

Lo importante es que el contenido de esos formatos reúna calidad literaria suficiente, en su aspecto escrito y en el gráfico (ilustraciones), y que el adulto-mediador conozca los textos que va a compartir y que tenga disposición a disfrutarlos y a hacerlos disfrutables.

 

-Luis Arizaleta, Director literario de Metaforic

La importancia de leer comprendiendo

La importancia de la comprensión lectora en los niños

Leer, efectivamente, no es solo decodificar el código escrito: es interpretar el sentido del texto y otorgar un significado personal a lo leído.

-Luis Arizaleta

Pero aún la definición de un buen lector va mucho más allá: también se ve involucrada la comprensión de lo que estamos leyendo.

La necesidad de fomentar la lectura, al menos desde nuestro punto de vista, no viene solo cimentada en la idea de que la lectura es una genial afición (para algunos 😉 ); si no en las competencias lingüísticas y generales que ayuda a desarrollar.

A través de un artículo de la sección Formación titulado Por qué no entendemos lo que leemos del periódico El País, me he topado con unas conclusiones muy interesantes que quiero compartir con vosotros relacionadas con la importancia de la comprensión lectora.

Estas conclusiones son el resultado de un estudio profundo –según el artículo de El País, le “ha dedicado toda su vida”– realizado por la investigadora de Harvard Paola Uccelli, de 46 años, centrado en analizar por qué algunos estudiantes no son capaces de entender los textos técnicos, una destreza a su juicio imprescindible para el éxito académico y laboral.

El estudio del que os hablo fue llevado a cabo junto a un equipo de seis investigadores de Harvard Graduate School of Education, y ha ocupado los cinco últimos años. Su objetivo, como decíamos más arriba, era el de evaluar las destrezas de comprensión lectora y capacidad de expresión de 6.000 estudiantes de 9 a 14 años de Estados Unidos y de 850 de Chile por su importancia a largo plazo para la vida académica y laboral de los jóvenes.

Lo que diferencia a este estudio de otros es que no se han basado en detectar las posibles patologías o deficiencias que afectaran al aprendizaje de los jóvenes, sino que, como señala Paola Uccelli, su principal aportación ha sido analizar “las habilidades de los chicos para entender y usar conectores o estructuras gramaticales propias del aula”.

“Se cree que el lenguaje se adquiere hasta los cinco años,
pero nuestra investigación ha demostrado que la adolescencia es una etapa clave para asentar estructuras gramaticales complejas”, explica Uccelli.

Pues bien, Uccelli considera tres factores como los principales responsables de que algunos estudiantes no tengan plenamente desarrollada la capacidad de entender textos más complejos:

  1. Los profesores, que no guían las lecturas.

El estudio incluía la grabación y posterior análisis de las clases de 80 profesores de primaria de centros públicos y privados de diferentes regiones españolas.

Resultados: el equipo concluyó que sólo en el 40% de los casos los docentes hacen, al menos, una especie de introducción temática, frente a un 60% que no pone en antecedentes a sus alumnos.

Uno de los inconvenientes de no procesar bien los textos académicos es la desconexión de los alumnos con las tareas escolares, e incluso pueden tener problemas en su acceso a la universidad.

“Muchos chicos tienen dificultades para superar ese reto, no lo hacen de forma espontánea. Es necesario que los profesores les guíen antes de proceder a la lectura y les avancen con qué se van a encontrar”

“Es esencial que se cuente previamente de qué trata, por ejemplo, el cambio
climático,  que hay tres argumentos que explican ese fenómeno…
Incluso incentivar a los estudiantes a que intenten encontrar el primero,
luego el segundo y el tercero, con un orden”

– Emilio Sanchez
Catedrático de Psicología de la Educación en la Universidad de Salamanca y coautor de algunas investigaciones junto a Paola Uccelli.

  1. La falta de diálogo entre padres e hijos.

La falta de diálogo a la que Uccelli se refiere en este punto es al que va más allá de las conversaciones banales del día a día. Se ha reducido en gran medida el tiempo dedicado a las conversaciones profundas o ideas que requieren un lenguaje más preciso.

El periódico El País cita un estudio llevado a cabo por la estadounidense Shirley Brice Heath, publicado en 2012 que afirmaba que de 1979 a 2009, los minutos de media que los jóvenes estadounidenses de 14 años pasaban conversando con sus padres se había reducido de 89 minutos a tan solo 9.

“Por la prisa, las conversaciones en casa se resienten o no tienen lugar.
La interacción con adultos es necesaria,
los niños se benefician del lenguaje que escuchan”.

– Paola Uccelli, investigadora de Harvard

  1. La ausencia de actividades extraescolares, que potencian el aprendizaje de vocabulario no coloquial.

La desigualdad económica afecta en gran medida al nivel de comprensión lectora de los niños y niñas, pues las actividades (si es que existen) difieren mucho según la clase social que estemos analizando: las familias más adineradas se rigen por calendarios, y es más común que ocupen sus tardes con actividades como ballet o fútbol; los hijos de familias de clase más baja no suelen atender a actividades extraescolares, pasan su tiempo libre en casa.

Además, según este estudio, parece que la tendencia es que las familias con más recursos dediquen tiempo a leer con sus niños, mientras que aquellas menos pudientes disponen de menos tiempo y recursos para dedicar a sus hijos, lo que puede repercutir en su nivel de preparación para la escuela y el trabajo.

“No es lo mismo acudir por las tardes a clases de música o de teatro que estar en la calle jugando con otros chicos. El lenguaje se aprende por repetición y se necesita a alguien más experto que guíe la actividad”

– Uccelli

Ya por último, para terminar de puntualizar el post os lanzo la misma pregunta que se expone en el artículo de El País, porque entiendo que puede que se os haya pasado por la cabeza a lo largo de vuestra lectura:

¿Por qué es tan importante el lenguaje, cuando la demanda de profesionales está cada vez más ligada a las ciencias, la tecnología, las matemáticas y la ingeniería?

Uccelli responde:

Los estudiantes de hoy tendrán que adaptarse a las profesiones del futuro que aún no existen y el aprendizaje autónomo es clave. Quien no domine el lenguaje estará limitado y no será capaz de transformarse y cumplir con las exigencias del mercado.

Por todo esto, lo que perseguimos con Metaforic es contribuir a desarrollar la competencia comunicativa de las personas:

. ofreciendo textos de calidad, seleccionados a partir de rigurosos criterios literarios y lingüísticos,

. para propiciar experiencias gratificantes de lectura que permitan interpretaciones significativas,

. comunicables a otros lectores a través del diálogo y la participación en una comunidad que construye significados compartidos.

¡Esperamos que os haya parecido tan interesante como a nosotros!

Si queréis leer el artículo completo, podéis hacerlo aquí: http://economia.elpais.com/economia/2016/01/11/actualidad/1452504086_366478.html

The National Literacy Trust Logo

¿Estáis seguros de que es la nueva generación la que se niega a leer?

Hace poco, se cruzó en nuestro camino un estudio llevado a cabo por  The National Literacy Trust, una organización no lucrativa dedicada a incrementar la alfabetización en las áreas más desfavorecidas de Gran Bretaña; trabajan para mejorar la capacidad lectora, escrita, oral y de comprensión auditiva de estas comunidades.

Llevan a cabo muchos estudios e investigaciones con este propósito, pero el que os vengo a presentar hoy es uno muy concreto: The Impact of Ebooks on the Reading Motivation and Reading Skills of Children and Young People: A study of schools using RM Books”.

Este estudio se basa en la idea de que una de las formas más efectivas de ayudar a los niños y niñas a alcanzar su máximo potencial es la de involucrarles en la lectura para la mera diversión, simplemente para pasarlo bien y disfrutar leyendo1. De hecho, hay estudios que demuestran esto que acabo de mencionar, y otros que incluso han demostrado que aquellos niños y niñas de entre 10 y 16 años que leen por diversión (y no por obligación) suelen mostrar un mejor progreso en matemáticas, vocabulario y ortografía que aquellos que apenas lo hacen (leer por diversión)2. Lo mismo ocurre con los jóvenes: aquellos que leen frecuentemente son significativamente más propensos a obtener una posición profesional o empresarial frente a aquellos que no leen3.

Y, ¿qué herramientas han utilizado para hacer esas lecturas más entretenidas? Como os hemos mencionado más arriba, los eBooks; The National Literacy Trust está a favor de la tecnología como herramienta para la alfabetización, y reconoce su importancia tanto en sus estudios como en sus programas.

Puede que hayáis leído más estudios de este tipo (análisis del impacto del ebook sobre la lectura, o las habilidades lingüísticas de los alumnos/as), pero en este caso han querido desvincularse de esta línea para centrarse en explorar el impacto de los ebooks en las actitudes, comportamientos y los logros de los alumnos en diferentes escuelas y grupos de alumnos en Gran Bretaña.

Pues bien, las conclusiones fueron más que satisfactorias. Aquí os dejo algunas de las más destacables:

  • El 84.6% de quienes llevaron a cabo el proyecto en las diferentes escuelas sintieron que su proyecto particular (cada escuela lo adaptaba a sus posibilidades) había incrementado la motivación y el gusto por la lectura, y 7 de cada 10 creían que también había aumentado sus capacidades lectoras.

Y, en efecto, tenían razón: el disfrute de la lectura aumentó significativamente a lo largo del proyecto y sus actividades. Particularmente en lo que se refiere al disfrute de la lectura utilizando tecnología.

  • El 59.4 % de los alumnos dijeron que disfrutaban mucho o  bastante de la lectura, antes de que el proyecto fuese llevado a cabo, cifra que aumentó a 64.1% tras el proyecto. Respecto al porcentaje de alumnos que disfrutaban mucho o  bastante de la lectura en formato digital (usando tecnología), hablamos de un 68.1% en la encuesta previa al proyecto; la cifra incrementó a 74.3%.
  • Los alumnos varones (hablamos sólo de los varones en este caso porque el impacto del proyecto en ellos fue mayor, en general, frente al cambio “sufrido” por las alumnas, que fue un poco menor) que decían no disfrutar de la lectura antes del proyecto, mostraron cambios en sus actitudes frente a la lectura. El porcentaje que creía que leer era guay incrementó de 15.8% a 42.1%; por el contrario, el porcentaje de alumnos que creía que leer era difícil se redujo de 36.8% a 10.5%. De hecho, los alumnos varones a los que menos les gustaba leer al inicio, son a los que más ha impactado este proyecto.

No sé por qué, pero todas estas conclusiones me llevan a pensar que hasta ahora no era la nueva generación quien se negaba a leer, sino que hay planes lectores que disuaden de la lectura y otros que invitan a ella combinando mediación (selección y recomendación de lecturas de calidad) y libertad de lectura (capacidad de elección).

Como veis yo sólo os he hecho un pequeño resumen de lo, a mi parecer, más destacable, pero podéis acceder al informe completo aquí :)


  1. Reading for Change: Performance and engagement across countries. OECD (2002,  2009)
  2. Social inequalities in cognitive scores at age 16: The role of reading, A Sullivan and M Brown, Institute of Education, 2013
  3. Apr 2011: Mark Taylor of Nuffield College, Oxford University