Importancia de leer con los niños
Importancia de leer con los niños

Por qué leer con nuestros hijos

Leer con nuestros hijos, ¿por qué?

Una pregunta quizás muy recurrente que voy a intentar resolveros.  La semana pasada os hablé de cómo fomentar la lectura en nuestros hijos e hijas, y hoy os traigo el porqué leer con ellos.

Sé que es muy difícil sacar todos los días un rato que compartir exclusivamente con nuestros hijos, sobre todo a medida que van cumpliendo años y tenemos que volver a trabajar jornadas largas, y también ellos empiezan con actividades extraescolares, bien porque les interesa practicar tal y tal instrumento, tal idioma o deporte, o porque nosotros -padres y madres- queremos que desarrollen o mejoren, a partir de estas actividades, ciertas capacidades y talentos. Por eso, creo que es muy importante que seamos conscientes que nosotros también podemos ser partícipes de su desarrollo intelectual.

La primera capacidad que desarrollamos es la de asociar símbolos, reconocer sonidos, voces, imágenes. Según Luis Arizaleta en su recién publicado ebook, disponible en Metaforic Jugamos, leemos, nos divertimos juntos, una forma alternativa de conformar el aprendizaje de nuestros hijos, y desarrollar esas primeras capacidades, es convirtiéndonos en mediadores entre la lectura y nuestros hijos: se trata, simplemente de estar dispuestos a disfrutar con el lenguaje imaginario y las metáforas en compañía de hijos o alumnos, dispuestos a disfrutar juntos.

Contar un cuento a un niño es un acto muy beneficioso, tanto para la relación entre padres e hijos, como para el desarrollo del propio niño.

Luis Cifuentes, periódico Estrella Digital
¿Por qué contarles cuentos a los niños?

Tanto es así que en el blog de consulta para padres y madres Sapos y princesas recomiendan leer en voz alta durante el embarazo, e incluso convertirlo en un hábito desde ese momento.

Cuando vayan haciéndose mayores, es muy favorable, como ya os dijimos, que los niños y niñas participen en la lectura, por ejemplo haciendo preguntas o aportando comentarios.

Lo he contrastado y no somos los únicos que destacamos las experiencias que vivimos con nuestros hijos mientras leemos: con estas experiencias de escucha, dicen en Sapos y princesas, se refuerza la complicidad y el vínculo entre el lector (ya sea padre, madre o familiar) y el bebé, todavía en la tripita, o ya nacido. Además iniciamos el hábito lector en el niño, y si desde el principio tratamos la lectura como una actividad de ocio, donde tanto nosotros como nuestros hijos e hijas disfrutamos, y sobre todo ellos estén interesados, ayudaremos a potenciar su capacidad de atención, entre otras cosas.

Se desarrollará la curiosidad, la memoria, y miles de valores: si el tema es de su interés, ansiarán saber el final de la historia; ayudarás a su memoria pues se verán obligados a recordar qué ocurrió en la lectura de la noche anterior para seguir la lectura sin problemas; y, según el cuento que les leas/lean, aprenderán diferentes valores y también aprenderán a afrontar situaciones quizás desconocidas, porque se identificarán con los personajes y situaciones, y aprenderán de ellas. Aquí encontramos la empatía.

Como bien dice Neil Gaiman en su  conferencia pronunciada el 14 de octubre de 2013 en el Barbican (Londres), bajo el auspicio de The Reading Agency -hemos encontrado el vídeo en el blog Lo leemos así-:

(Traducción de extracto. Texto íntegro y vídeo)

“La ficción tiene dos usos. El primero: se convierte en una droga. Te crea la necesidad de saber qué sucederá a continuación, de seguir leyendo. Te obliga también a aprender nuevas palabras, a tener nuevos pensamientos.

[…] Las personas que no se entienden entre sí no pueden intercambiar ideas, no pueden comunicarse. La forma más sencilla de asegurarnos de que criamos hijos alfabetizados es enseñarles a leer, y mostrarles que la lectura es una actividad placentera. [Ya os comentamos la necesidad de comprensión de textos]

El segundo: la ficción construye la empatía, pues al leer un libro a partir de letras, signos de puntuación y tu persona, utilizando tu imaginación, creas un mundo paralelo; consigues sentir cosas, afrontar situaciones, visitar lugares y mundos que no visitarías de otra forma.  […] Cuando vuelvas a  tu mundo habrás cambiado un poquito. No ocurre lo mismo al ver una película o la TV, porque ahí ves cómo las cosas le ocurren a otras personas.”

Espero que hayáis podido ver en las reflexiones de más arriba la importancia, el porqué de inculcar la lectura en nuestros hijos e hijas.

Aquí os dejo las ideas principales :) Podemos decir que es bueno fomentar la lectura por, entre otras muchas, estas tres razones:

  1. Mejora la complicidad y el vínculo padre-madre-hijo
  2. Ayudamos a su desarrollo y alfabetización mientras se divierten.
  3. Mejoramos su capacidad de atención y su imaginación, les generamos curiosidad, ayudamos a descubrir valores, como la empatía, y a mejorar su vocabulario.

 

¡COMPARTE!Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *