Archivo de la etiqueta: Comprensión lectora

La importancia de la lectura por edades

Lectura por edades

El porqué y la importancia de la lectura por edades

La lectura no es una actividad mecánica como puede ser la de atarse los cordones, que se hace sin pensar, incluso mientras haces otra cosa, cantas, hablas, etc. La lectura es un trabajo que necesita atención y concentración. De hecho, es muy importante realizarla comprendiendo lo que lees.

Hace poco os hablamos de cómo fomentar la lectura, como actividad, siendo una de las principales claves la de involucrar al niño o niña en la misma. Pero también es importante que la lectura en sí misma atraiga. Además de que el contenido resulte interesante para el nuevo/a pequeño lector-oyente, es importante que tengamos en cuenta la adecuación de esa lectura al niño o niña.

Para encontrar la lectura adecuada, podemos seguir los 10 pasos que nos sugirió Luis Arizaleta, nuestro Director literario, pero también deberemos tener en cuenta otros factores distintos a los incluidos en ese proceso.

El acercamiento del niño o la niña a la lectura debe producirse de forma adecuada, sí, pero también en su momento: hay un momento para los cuentos realistas o los cuentos de aventuras, o para las historias de crimen y misterio. Y es importante que se cumplan esos tiempos, pues los fracasos en las primeras lecturas tienden a crear una barrera, entre niños y libros, muy difícil de derribar.

Según un estudio de la Fundación Alonso Quijano, Premio Nacional al Fomento de la Lectura, la necesidad de orientar las lecturas viene determinada por varios factores:

  1. Edad del lector/a
  2. Formación o madurez
  3. Momento personal
  4. Calidad literaria
  5. Valores que pretende el libro

Aunque la edad de los niños y niñas no es determinante, sí que suele estar ligada a un estado de madurez o formación concretos, y generalizados, que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una obra.

Por otro lado, la calidad literaria del título que elijamos debe ser buena y adecuada a su madurez/formación, pues contribuirá a su desarrollo lingüístico mientras difsrutan de las lecturas: aprenderán nuevas expresiones y palabras, y la forma y contexto en que se utilizan. Si las aprende mal desde el inicio, será muy difícil realizar un desaprendizaje.

Por último, los valores que presenta la obra son un importante aspecto a tener en cuenta, y habrá que intentar adecuarlos al momento vital en el que se encuentre el niño o la niña. Si están atravesando una mala época, con miedos, o inseguridades, lo más conveniente sería elegir una lectura que aliente valores positivos, alegres, y que les ayuden a mejorar su estado, inconscientemente; elegir libros sin pensar en este tipo de aspectos puede llevarnos a proporcionarles lecturas que potencien ese estado de miedo o inseguridad en el que pueden encontrarse.

Con estos posts no queremos decir que haya que seguir un proceso cada vez que se elige una lectura, ni que haya que tener todos los sentidos alerta en el momento en el que estemos eligiendo una obra. Sólo intentamos orientaros, crearos un camino que podéis seguir o no, cada vez, siempre o nunca que elijáis una lectura :) Intentamos ayudaros a elegir lecturas para que lo que leen nuestros niños y niñas potencie al máximo su desarrollo y les sirva para aprender a afrontar situaciones de su día a día. Y, ¡qué mejor que potenciar su desarrollo poco a poco a medida que crecen!

La importancia de leer comprendiendo

La importancia de la comprensión lectora en los niños

Leer, efectivamente, no es solo decodificar el código escrito: es interpretar el sentido del texto y otorgar un significado personal a lo leído.

-Luis Arizaleta

Pero aún la definición de un buen lector va mucho más allá: también se ve involucrada la comprensión de lo que estamos leyendo.

La necesidad de fomentar la lectura, al menos desde nuestro punto de vista, no viene solo cimentada en la idea de que la lectura es una genial afición (para algunos 😉 ); si no en las competencias lingüísticas y generales que ayuda a desarrollar.

A través de un artículo de la sección Formación titulado Por qué no entendemos lo que leemos del periódico El País, me he topado con unas conclusiones muy interesantes que quiero compartir con vosotros relacionadas con la importancia de la comprensión lectora.

Estas conclusiones son el resultado de un estudio profundo –según el artículo de El País, le “ha dedicado toda su vida”– realizado por la investigadora de Harvard Paola Uccelli, de 46 años, centrado en analizar por qué algunos estudiantes no son capaces de entender los textos técnicos, una destreza a su juicio imprescindible para el éxito académico y laboral.

El estudio del que os hablo fue llevado a cabo junto a un equipo de seis investigadores de Harvard Graduate School of Education, y ha ocupado los cinco últimos años. Su objetivo, como decíamos más arriba, era el de evaluar las destrezas de comprensión lectora y capacidad de expresión de 6.000 estudiantes de 9 a 14 años de Estados Unidos y de 850 de Chile por su importancia a largo plazo para la vida académica y laboral de los jóvenes.

Lo que diferencia a este estudio de otros es que no se han basado en detectar las posibles patologías o deficiencias que afectaran al aprendizaje de los jóvenes, sino que, como señala Paola Uccelli, su principal aportación ha sido analizar “las habilidades de los chicos para entender y usar conectores o estructuras gramaticales propias del aula”.

“Se cree que el lenguaje se adquiere hasta los cinco años,
pero nuestra investigación ha demostrado que la adolescencia es una etapa clave para asentar estructuras gramaticales complejas”, explica Uccelli.

Pues bien, Uccelli considera tres factores como los principales responsables de que algunos estudiantes no tengan plenamente desarrollada la capacidad de entender textos más complejos:

  1. Los profesores, que no guían las lecturas.

El estudio incluía la grabación y posterior análisis de las clases de 80 profesores de primaria de centros públicos y privados de diferentes regiones españolas.

Resultados: el equipo concluyó que sólo en el 40% de los casos los docentes hacen, al menos, una especie de introducción temática, frente a un 60% que no pone en antecedentes a sus alumnos.

Uno de los inconvenientes de no procesar bien los textos académicos es la desconexión de los alumnos con las tareas escolares, e incluso pueden tener problemas en su acceso a la universidad.

“Muchos chicos tienen dificultades para superar ese reto, no lo hacen de forma espontánea. Es necesario que los profesores les guíen antes de proceder a la lectura y les avancen con qué se van a encontrar”

“Es esencial que se cuente previamente de qué trata, por ejemplo, el cambio
climático,  que hay tres argumentos que explican ese fenómeno…
Incluso incentivar a los estudiantes a que intenten encontrar el primero,
luego el segundo y el tercero, con un orden”

– Emilio Sanchez
Catedrático de Psicología de la Educación en la Universidad de Salamanca y coautor de algunas investigaciones junto a Paola Uccelli.

  1. La falta de diálogo entre padres e hijos.

La falta de diálogo a la que Uccelli se refiere en este punto es al que va más allá de las conversaciones banales del día a día. Se ha reducido en gran medida el tiempo dedicado a las conversaciones profundas o ideas que requieren un lenguaje más preciso.

El periódico El País cita un estudio llevado a cabo por la estadounidense Shirley Brice Heath, publicado en 2012 que afirmaba que de 1979 a 2009, los minutos de media que los jóvenes estadounidenses de 14 años pasaban conversando con sus padres se había reducido de 89 minutos a tan solo 9.

“Por la prisa, las conversaciones en casa se resienten o no tienen lugar.
La interacción con adultos es necesaria,
los niños se benefician del lenguaje que escuchan”.

– Paola Uccelli, investigadora de Harvard

  1. La ausencia de actividades extraescolares, que potencian el aprendizaje de vocabulario no coloquial.

La desigualdad económica afecta en gran medida al nivel de comprensión lectora de los niños y niñas, pues las actividades (si es que existen) difieren mucho según la clase social que estemos analizando: las familias más adineradas se rigen por calendarios, y es más común que ocupen sus tardes con actividades como ballet o fútbol; los hijos de familias de clase más baja no suelen atender a actividades extraescolares, pasan su tiempo libre en casa.

Además, según este estudio, parece que la tendencia es que las familias con más recursos dediquen tiempo a leer con sus niños, mientras que aquellas menos pudientes disponen de menos tiempo y recursos para dedicar a sus hijos, lo que puede repercutir en su nivel de preparación para la escuela y el trabajo.

“No es lo mismo acudir por las tardes a clases de música o de teatro que estar en la calle jugando con otros chicos. El lenguaje se aprende por repetición y se necesita a alguien más experto que guíe la actividad”

– Uccelli

Ya por último, para terminar de puntualizar el post os lanzo la misma pregunta que se expone en el artículo de El País, porque entiendo que puede que se os haya pasado por la cabeza a lo largo de vuestra lectura:

¿Por qué es tan importante el lenguaje, cuando la demanda de profesionales está cada vez más ligada a las ciencias, la tecnología, las matemáticas y la ingeniería?

Uccelli responde:

Los estudiantes de hoy tendrán que adaptarse a las profesiones del futuro que aún no existen y el aprendizaje autónomo es clave. Quien no domine el lenguaje estará limitado y no será capaz de transformarse y cumplir con las exigencias del mercado.

Por todo esto, lo que perseguimos con Metaforic es contribuir a desarrollar la competencia comunicativa de las personas:

. ofreciendo textos de calidad, seleccionados a partir de rigurosos criterios literarios y lingüísticos,

. para propiciar experiencias gratificantes de lectura que permitan interpretaciones significativas,

. comunicables a otros lectores a través del diálogo y la participación en una comunidad que construye significados compartidos.

¡Esperamos que os haya parecido tan interesante como a nosotros!

Si queréis leer el artículo completo, podéis hacerlo aquí: http://economia.elpais.com/economia/2016/01/11/actualidad/1452504086_366478.html